I.LETRADA.CO | LA RED | N.I.N.J.A.
LA RED
N.I.N.J.A.
ESCRITO POR
Juliana Guerra
Prefiere la ciudad y las máquinas aunque odia el capitalismo, así que vive en contradicción.

N.I.N.J.A.

Narraciones independientes, Periodismo y Acción
Cuando comenzamos La Red, nos preguntamos por sus posibilidades y sus límites: “la misma red que antes le sirvió de vía -manifestábamos- ahora lo atrapa y no tiene escapatoria”. Ante nuestro desconocimiento sobre el lenguaje y la técnica informática nos cuestionábamos si sería posible construir espacios de comunicación más libre, más amplia, más cercana. Con esa pregunta en mente trabajamos todos los días y tratamos de hacerlo posible.

El pasado junio, en Facebook  se difundieron viralmente imágenes de las multitudinarias manifestaciones a las afueras de los estadios de fútbol donde se estaba jugando la Copa Confederaciones. Entonces hubo expresiones de solidaridad con el pueblo brasilero que era reprimido por la policía, y también de admiración por su resistencia. Apenas dos meses después, en Colombia comenzó el Paro Agrario y, como no ocurría quizás desde el Paro Cívico de 1977, según dijeron algunos, las ciudades se unieron en un gran movimiento de apoyo a los campesinos: al tiempo que en Bogotá, Cali, Medellín o Bucaramanga se hicieron cacerolazos durante varias noches, Canal Capital presentó un especial de abuso policial contra los manifestantes en carreteras, barrios y veredas. Esto fue posible por las grabaciones de particulares donde se evidenciaba el desmedido uso de la fuerza por parte del ejército, la policía y el ESMAD. Pero, ¿qué pasó luego con las peticiones de los campesinos y con los abusos?

Aunque las movilizaciones sociales no garantizan que los estados reconozcan y respeten los derechos de sus ciudadanos, y en la mayoría de los casos más bien evidencian lo contrario, en los últimos años ha parecido incontenible la visibilidad de las masas que en diferentes partes del mundo se han levantado.

Indudablemente, existe una cantidad enorme de herramientas para registrar y divulgar inmediatamente, y el acceso a estas es cada vez mayor. Pues en Brasil, un grupo de personas se propuso construir colectivamente una red de periodismo independiente que conectara no solo a su país, sino también a Latinoamérica y al mundo: N.I.N.J.A. Narrativas Independentes, Jornalismo e Ação. Rafael Vilela, miembro de este colectivo, dice que

desde la concepción de la propuesta, N.I.N.J.A. puede ser comprendido como dos cosas que están en conexión, en equilibrio: una red de comunicadores, de comunicación independiente que conecta puntos y agentes de plataformas distintas, y al mismo tiempo, una plataforma propia como vehículo de comunicación, que tiene un público, un reportaje y un trabajo editorial.

Yo, por ejemplo, hago fotografías de movimientos sociales, de movimientos indígenas, de cosas que no salen en la prensa. Nosotros hablamos de contra narrativas. En los últimos años, hemos trasmitido en vivo las concentraciones más chicas por todo Brasil; tenemos una red formada en todo el país, trabajamos en 150 puntos que están conectados con distintas tecnologías, pero la mayoría estamos haciendo fotografía en tiempo real, haciendo difusión en las redes sociales con mucha fuerza, haciendo streaming de todo eso.

Y es que si desde nuestro lugar es muy difícil incidir en las decisiones políticas y económicas de un gobierno, sí podemos ejercer presiones mediante la difusión de la información. Por eso la propuesta de N.I.N.J.A. consiste en acabar con los intermediarios.

Lo mismo que pasa en política pasa en el periodismo, uno ya no quiere más que el periodista haga la operación entre la información y los receptores, uno no quiere más que el político tome las decisiones por sí mismo. Por eso, dice Rafael, lo que ocurrió en junio no puede ser comprendido como un punto aislado. Fue la construcción de muchos movimientos de Brasil, de muchos años haciendo ocupación del espacio, de las calles, muchos años en un proceso de cambio.

Durante las movilizaciones de junio, N.I.N.J.A. compitió contra los grandes medios y se dedicaron a hacer streaming de cada movilización. Convocaron a que cualquiera se ‘armara’ de su celular o cámara fotográfica y enviara permanentemente registro de lo que en las distintas ciudades estaba pasando. Para esto se habilitó un correo, la página Postv y redes como Facebook e Instagram, donde todo el tiempo se estaba divulgando lo que estaba pasando en las calles.

Lo que ocurrió con los medios es una gran crisis de credibilidad, al tiempo que una gran crisis del mercado, del modelo de negocio que tienen los grandes medios, pues no permiten el libre flujo de información. Es un periodismo fordista, industrial, que tiene vínculos con las grandes empresas y con los gobiernos, y cuya credibilidad se ve muy afectada por eso. Entonces, la suma de medios desacreditados con poco poder de acción fue un contexto muy favorable para el nacimiento no solo de N.I.N.J.A. sino de muchas redes de colectivos independientes en Brasil. Para N.I.N.J.A., este boom significó pasar de tener 1.000 seguidores en la página en Facebook, a tener 200.000. Esto porque lo que mostraba N.I.N.J.A. no era lo que podían pasar por la televisión o por los grandes medios, N.I.N.J.A. se consideró más bien un vehículo para que cada quien pudiera mostrar.

Entonces lo que tenemos es esto: durante mucho tiempo se ha hecho periodismo independiente en Brasil y en toda América Latina, pero poco se podía propagarlo, pero esa es la oportunidad que hemos tenido con los nuevos medios que permiten la inclusión. N.I.N.J.A. es una prueba de esto pero hay muchos otros colectivos también que permanecen después de las protestas, es una red muy fuerte en todo el país, pronta para la documentación, para la denuncia y para que más y más ojos de la sociedad estén atentos a lo que ocurre.

 

 

 

 

 

Una estructura de trabajo colectivo

Pero el trabajo de N.I.N.J.A. no se limita al uso de nuevas tecnologías y redes sociales informáticas para la difusión de información. Tiene que ver con la manera como está concebida la estructura misma de trabajo.

N.I.N.J.A. fue incubado desde la perspectiva con que trabaja Fora do Eixo: intercambio de tecnologías o de recursos, pero no solamente físicos -las casas, los centros que están por Brasil- sino también las tecnologías de gestión, de colaboración, de trabajar en colectivo, de vivir en casas colectivas.

Fora do Eixo es una red que tiene mucha tecnología de difusión, que tiene mucha estructura física y tiene mucho acceso a movimientos, mucha incidencia. Es un laboratorio muy potente de creación de nuevas conexiones, de nuevos contenidos, así que cuando surge N.I.N.J.A., intentamos construir un grupo de correos que era impresionante, ninguna persona podía tener tantos correos, nosotros teníamos a todo el equipo de Fora para N.I.N.J.A.

Fora do Eixo (Fuera del eje) es una red de trabajo cultural que existe desde 2005 y está basada en el trabajo cooperativo entre diferentes colectivos pequeños por todo el país. En estos años, Fora ha desarrollado metodologías de trabajo para vincular nuevas personas y colectivos a la red, cuyo fin es conseguir la autosostenibilidad del trabajo cultural, mediante otras lógicas de trabajo y de intercambio.

Yo estaba en la universidad haciendo diseño gráfico –dice Rafael- pero desde siempre tuve claro que la fotografía era lo que más quería y desde ahí me involucré mucho con el movimiento estudiantil de Brasil, la gestión cultural independiente, la generación de nuevas oportunidades de difusión de cultura, y ahí me involucré con Fora do Eixo. Creamos un colectivo en la universidad, de estudiantes que trabajan con cultura independiente, es decir que éramos un movimiento estudiantil pero también un movimiento cultural y ahí nos involucramos mucho. Yo estaba interesado, dejé todo y no terminé la facultad. Me fui a vivir en la casa de Sao Paulo, a trabajar lo que llamábamos en esa época las fuentes visuales: la fotografía, el arte urbano, la tipografía, cuestiones del periodismo visual, edición independiente de web. Fue un laboratorio de tres años trabajando y esa fue la base de N.I.N.J.A.

Luego nos planteamos cómo hacer un vehículo nuevo, una red, entonces creamos oficialmente una página y un logo en marzo y asistimos al Foro Social Mundial en India. Esa fue la primera cobertura de N.I.N.J.A. Luego hicimos una cobertura sobre personas asesinadas por el agro negocio en el norte de Brasil, hasta que llegó el mes de junio y ahí empezamos muy fuerte el tema de transmisión en vivo en tiempo real, la información, la crítica, la denuncia a la policía y todo eso.

FACÇÃO

Todos los días pasan cosas. En diferentes lugares del globo hay personas trabajando por generar cambios, por transformar, por alcanzar mejores modos de vida. Eso no es novedad, pero sin duda, en el encuentro es donde surgen nuevas cosas, donde es posible imaginar y también crear, hacerlo real. N.I.N.J.A., como tantos otros, se vale de las más básicas herramientas para conectar y difundir información; como tantos otros trabaja por una comunicación alternativa, no hegemónica, por una información otra. Y como ellos, muchos consideramos que lo cultural es necesariamente político y que la comunicación es un escenario de lucha.

Hace quince días llegamos al Primer encuentro de medios y activismo en Río de Janeiro, Facção (facción). Allí nos encontramos personas de diferentes países, con trabajos e intereses diversos. Estuvimos varios días conectando experiencias y propiciando otras nuevas. En un ambiente más cercano a lo familiar que a lo laboral, pasamos tardes y noches enteras pensándonos los medios, las plataformas, los contenidos que producimos aquí y allá.

La invitación era para caminar un paso adelante, traspasar las fronteras nacionales y construir formas de apoyar lo que han llamado ‘midiativismo’ y ‘midialivrismo’ en América Latina, el trabajo político desde los medios, la búsqueda de medios libres. Durante el acto inaugural alguien dijo: “las herramientas del amo nunca desmontarán la casa del amo”, es necesario liberarse también de las redes que ofrece el sistema, donde estamos sometidos a la censura, a las necesidades del mercado, a la pérdida de la información, a la persecución. “Al tiempo que atrapa, sus conductos permiten el movimiento”, así las redes sociales, las nuevas tecnologías, así la vida, “entre la libertad y sus límites”.

Bien podemos esperar pacientemente que la red nos atrape, que los medios nos consuman y que la información sea limitada y del más fácil acceso. O bien podemos arriesgarnos y enfrentarnos ante ella, buscar estrategias, buscar en las grietas y desde allí construir, lo que sea que soñamos. De la invitación, que extiendo con este texto, me quedan varias cosas:

  • Que la tecnología y sus plataformas no son principio. Todo comienza y termina en los cuerpos, en los pueblos.
  • Que juntando manos, medios, plataformas, un sueño se hace real. No en la igualdad, no en la masa por ser masa, no en la unidad, sino el flujo de saber, de hacer, de querer.
  • Que sí hay una lucha por librar y que los medios requieren un estado de beligerancia, no violenta, pero sí rebelde.
  • Que lo más visible puede ser lo más oculto. Y así protegerse.
  • Que aunque las diferencias en jerarquía son enormes, siempre es posible usar las armas del otro para amenazarle y con una sonrisa burlarse de su poder

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
RUTINAS MORTALES
numero 27 / Noviembre - 2014
El Método Grinberg. Acabar con las rutinas, recuperar la libertad del cuerpo.
MEMORIA Y SABER POPULAR
numero 26 / Agosto - 2014
Porque los seres humanos no poseemos una memoria y unos saberes. Eso es lo que somos.
LA INDUSTRIA DEL ARTE Y LA CULTURA
numero 25 / Junio - 2014
Un artista emergente no la tiene fácil a la hora de dar a conocer su trabajo y aprovechar al máximo su talento.
BRUJAS, YERBERAS Y OTRAS HIERBAS RARAS
numero 18 / Octubre - 2013
EL AMOR DE OTRAS MANERAS
numero 17 / Septiembre - 2013
El disgusto por las formas de amor tradicionales ha movido a María Teresa hacia una práctica menos impositiva: la hamora.
QUÉ DIFÍCIL EL POLIAMOR…
numero 17 / Septiembre - 2013
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :