I.LETRADA.CO | LA RED | EL CROWDFUNDING ESTÁ PARA LA CULTURA INDEPENDIENTE
LA RED
EL CROWDFUNDING ESTÁ PARA LA CULTURA INDEPENDIENTE
ESCRITO E IMÁGENES POR
La Chèvre
Primera plataforma colombiana de financiación colectiva que apoya proyectos culturales.

EL CROWDFUNDING ESTÁ PARA LA CULTURA INDEPENDIENTE

Una plataforma de financiación colectiva (crowdfunding) que hace énfasis en la importancia de impulsar proyectos artísticos de toda índole, apoyándose en la relación estrecha entre el artista y el público al que se dirige. La Chévre se presenta.

Por alguna razón (tal vez porque no soy artista) he visto al arte como una parte un poco aislada de nuestra realidad. Pese a que aprecio mucho las manifestaciones artísticas -me refiero a todas las grandes y pequeñas expresiones creativas, sean gráficas, visuales, musicales, etc.-, no logro entablar con ellas y, más importante, con sus intérpretes, la misma relación que tengo con otros actores de nuestra sociedad. Esto suena a palabrería abstracta y vacía, pero lo que quiero decir es que a la persona que hace arte o cine o música (esta en menor medida) no la veo o siento tan cercana como al señor del bus o a un contador o hasta a un cajero en un banco. Siento como si funcionaran aparte. Y lo digo teniendo en mente que el arte, la música, el cine, el diseño, son partes importantísimas de nuestra vida. Es extraño. Puede que solo me pase a mí o que mi interpretación sea demasiado paranoica, pero eso no importa. Me parece relevante preguntarme por qué lo pienso así.
 
Pareciera que el “sistema” (lo que sea que signifique ese término ya un poco anticuado) ha impuesto que hay cosas que sirven y otras que no. Y lo entiendo. Hay cosas que son física e intelectualmente más fáciles de comprender y que parecen encajar de un modo más concreto con ese “sistema”: el señor del bus, el contador, el cajero del banco. Y hay otras cosas que parecen desencajar y perder funcionalidad, y que tienen que adaptarse al “sistema” o, simplemente, salir de él y mantenerse en un estado de indecisión. Para mí, las personas que trabajan expresando su creatividad independientemente están en ese estado.
 
Esta pequeña interpretación que tengo del arte en la sociedad colombiana viene a colación con algo que he estado haciendo durante los últimos diez u once meses. El año pasado lancé una plataforma de crowdfunding -la primera en Colombia-: La Chèvre. Lo que se quiere hacer con una plataforma de crowdfunding es que proyectos (en este caso, creativos) recauden fondos para poder realizarse o hacerse sostenibles. Idealmente, esos fondos vienen de muchas personas de cualquier parte del país o del mundo. Así, la gracia es que muchas personas entablen una relación con el proyecto. Si a algunos se les pasa por la cabeza que es un acto de caridad, no es así. Generalmente, el crowdfunding funciona con una serie de recompensas de acuerdo al monto de la colaboración. Entonces, si yo tengo un proyecto cinematográfico y una persona me apoya con, digamos, 50 mil pesos, yo le doy a cambio su nombre en los créditos y una edición especial del proyecto terminado. Incluso, si la persona que colabora decide que no quiere una recompensa, ya no se siente como un acto de caridad, se siente como algo diferente. No es fácil explicarlo porque, por 'hippie' que suene, es una sensación. Los líderes en este tipo de plataformas son Kickstarter e Indiegogo (ambas plataformas norteamericanas) y han logrado popularizar un tipo de financiación que se escapa un poco a las maneras tradicionales, hasta el punto de generar discusiones alrededor del cine independiente (ya que se ha establecido como una alternativa clara para la financiación de cortometrajes y largometrajes) y del rol del público en el arte, el teatro y la música. Justamente lo que quiero hacer aquí.
 
Entonces, ¿qué tiene que ver el crowdfunding con el estado de indecisión del arte que mencioné antes? No sé si es evidente, pero en mi opinión, todo lo que lo rodea implica una relación más estrecha entre el creador y su público, y a su vez, implica la popularización de las diferentes formas de arte. Con las relaciones que nacen en una campaña de crowdfunding se crea un espacio para las diferentes expresiones artísticas, un espacio que puede ser tanto conceptual como económicamente viable. Y eso es lo interesante: la creatividad no debe arriesgar su identidad para financiarse, lo único que debe hacer es extenderse a un público que, de cualquier modo, disfruta de ella.

Puede que esté haciendo demasiadas conclusiones apresuradas y hasta inexactas, pero eso es lo que he aprendido con La Chèvre. La gestión de la plataforma ha dejado ver algo que se cree ausente en el arte: usuarios –para llamarlos de alguna forma- que están dispuestos a apoyar económicamente. Durante estos meses, 8 proyectos han hecho campañas de recaudación y se han creado alianzas con más de 25 colectivos, plataformas y entidades culturales. Vale la pena hablar de todos los proyectos, sea por su éxito o por lo aprendido en su “fracaso”.

Primero los “fracasos”: proyectos como «Candelaria Revenant»  –un videojuego bogotano-, el video «No me importa» de SAUTI –banda bogotana que tocó en la pasada edición de Rock Al Parque- y «El Diáfano» –cortometraje de Popayán- estuvieron muy lejos de llegar a su meta de recaudación. Parte de ese “fracaso” estuvo relacionado con el desconocimiento del sistema, tanto por parte de los creadores de los proyectos como de nosotros y, más importante, de los usuarios potenciales. Superar este desconocimiento es uno de los objetivos más claros de La Chèvre; tenemos que dar a entender un sistema completamente nuevo en Colombia e, incluso, presentarlo como una alternativa legítima a las convocatorias del Ministerio de Cultura y a los préstamos de bancos. Esto sería un poco más sencillo si el crowdfunding funcionara del mismo modo aquí que en Estados Unidos o en Europa, pero es evidente que los recursos y necesidades en Colombia son muy diferentes y, con ellos, la forma de enfrentar un sistema así. Por ejemplo, en Estados Unidos los proyectos tecnológicos son, tal vez, muy reconocidos y apoyados. Claramente, las condiciones actuales en Colombia no dan para que la tecnología tenga un desarrollo tan extenso. Puede que sea un asunto de “subdesarrollo” (otro término que no tiene mucho sentido) o simplemente, de idiosincrasia. De modo que, en principio, debemos encontrar las manifestaciones artísticas más adecuadas para introducir el crowdfunding y, más adelante, generar estrategias para adecuar el resto de la misma forma.

Ahora los éxitos: el proyecto «Los Once» –novela gráfica basada en la Toma del Palacio de Justicia- y el Festejo Radio Pachone –evento para reunión y exposición de proyectos culturales independientes-. El primero es un ejemplo claro de las posibles deficiencias de las convocatorias del gobierno y de la validez del crowdfunding como alternativa. Antes de presentar el proyecto en La Chèvre, hablé con los creadores Andrés Cruz y José y Miguel Jiménez del colectivo SHARPALL. Me dijeron que habían presentado el proyecto a una convocatoria de novela gráfica y que la respuesta de los jueces había sido negativa y más aún, frustrante, arguyendo que ninguno de los presentados cumplía con el estándar de calidad. Claramente, «Los Once»  es un proyecto no solo de calidad sino que aborda un tema socialmente relevante. Después de haber recaudado un poco más de 2 millones de pesos en su campaña –lo que les ayudó a realizar una aplicación con la novela gráfica para dispositivos móviles- se presentaron en la Feria del Libro, han hablado en varias conferencias sobre el tema de la memoria y hasta han llegado a medios internacionales. Y eso lo ha logrado un proyecto rechazado en una convocatoria nacional. Así, reconociendo la importancia para la cultura de todas las convocatorias del Ministerio y de otras entidades, lo que quiero decir es que hay otras formas de financiarla, formas que se pueden fortalecer con la inclusión de quienes contribuyen y aprecian los proyectos.

El otro proyecto, el festejo Radio Pachone, es una reafirmación de lo que mencioné de «Los Once». Radio Pachone apostó por un evento gratuito en el que se mezclan las propuestas radiales, editoriales, artísticas y musicales independientes. La campaña que realizaron en La Chèvre fue una parte de varios eventos en los que el equipo reunió donaciones para poder llevar a cabo su Festejo. Se valieron de sus oyentes y con ellos lograron llevar a cabo la primera edición de un evento cultural que quiere fortalecerse en próximos años. Para no ser muy repetitivo, solo basta decir que la financiación colectiva del Festejo abrió una puerta para los eventos culturales gratuitos.

Además de los proyectos, he tenido la suerte de conocer y trabajar con colectivos y entidades que están interesados de alguna forma en el crowdfunding. Entidades como REMA (Red de Músicos y Artistas), la Fundación Arteria, las Industrias Culturales de Cali y la Fundación Teatro Odeón y proyectos como 401B, Radio Pos, La Redada y Ueppa!! Diseño me han hecho notar que hay muchísimas propuestas creativas, independientes y que se quieren potenciar a través de su público, el cual, a su vez, tiene la posibilidad de encontrar en la cultura independiente una faceta a la que la realidad social da la espalda.

A la larga, espero que el crowdfunding pueda ayudar a hacer de la cultura independiente un ámbito social y económicamente sostenible tal como ha sucedido en otros países.

Quienes quieran registrar sus proyectos de arte, música, cine, diseño y literatura en La Chèvre y recaudar fondos para terminarlos, pueden ingresar a www.lachevre.co o enviar su propuesta a contacto@lachevre.co.

 

 

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
RUTINAS MORTALES
numero 27 / Noviembre - 2014
El Método Grinberg. Acabar con las rutinas, recuperar la libertad del cuerpo.
MEMORIA Y SABER POPULAR
numero 26 / Agosto - 2014
Porque los seres humanos no poseemos una memoria y unos saberes. Eso es lo que somos.
LA INDUSTRIA DEL ARTE Y LA CULTURA
numero 25 / Junio - 2014
Un artista emergente no la tiene fácil a la hora de dar a conocer su trabajo y aprovechar al máximo su talento.
BRUJAS, YERBERAS Y OTRAS HIERBAS RARAS
numero 18 / Octubre - 2013
EL AMOR DE OTRAS MANERAS
numero 17 / Septiembre - 2013
El disgusto por las formas de amor tradicionales ha movido a María Teresa hacia una práctica menos impositiva: la hamora.
QUÉ DIFÍCIL EL POLIAMOR…
numero 17 / Septiembre - 2013
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :