I.LETRADA.CO | ARCHIPIéLAGOS DE NITRATO | BREAKING BAD: EL APRENDIZ DE ASTRÓNOMO
ARCHIPIéLAGOS DE NITRATO
BREAKING BAD: EL APRENDIZ DE ASTRÓNOMO
ESCRITO POR
Moby Sinclair
Vive en un constante conflicto epistemológico, confundiendo la realidad con la ficción.
David Junkfood
Politólogo, a veces fotógrafo. Siempre he odiado la política, pero vivo de ella. La música siempre está en mi cabeza.

BREAKING BAD: EL APRENDIZ DE ASTRÓNOMO

When I heard the learn’d astronomer;

When the proofs, the figures, were ranged in columns before me;

When I was shown the charts and the diagrams, to add, divide, and measure them;

When I, sitting, heard the astronomer, where he lectured with much applause in the lecture-room,

How soon, unaccountable, I became tired and sick;

Till rising and gliding out, I wander’d off by myself,

In the mystical moist night-air, and from time to time,

Look’d up in perfect silence at the stars

Walt whitman, leaves of grass[1].

 

Breaking Bad es una serie de culto norteamericana estrenada en el año 2008, creada y dirigida  por Vince Gilligan, que se transmite por el canal AMC. La historia trata de un profesor de química  (Walter White) que descubre que tiene cáncer de pulmón. Esta situación hace que Walter decida usar sus conocimientos químicos para entrar al negocio del narcotráfico junto con uno de sus ex alumnos (Jesse Pinkman) para producir cristales de metanfetamina en el desierto de Nuevo México.

En la quinta temporada, Walter White va a cumplir 51 años. Es entonces cuando sabemos que solo ha pasado un año desde que empezó la primera temporada. No hay fiesta sorpresa. Todos los personajes han cambiado. Skyler -su esposa- y Walter están discutiendo. Con su incuestionable lógica, Walter le dice a Skyler que no tienen salida. Walter pregunta: “What are you waiting for?” Skyler responde: “For the cancer to come back[2].  En el mismo capítulo, Jesse Pinkman le regala a Walter un reloj de cumpleaños; se acerca al Chrysler 300 que ha cambiado por su camioneta y se lo entrega a quien ahora se ha convertido en Heisenberg. El tiempo todavía juega a su favor, pero no por mucho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Walter se encuentra en una carrera contra el tiempo desde el inicio de la serie, cuando se entera de que tiene cáncer de pulmón. Las horas resultan a la vez sus aliadas y sus enemigas. Es un “out of time man[3]. Es el mismo reloj negro que le regala Jesse. Es la teoría de la incertidumbre del físico Werner Heisenberg. Walter es Cronos (Saturno en la mitología romana), quien degolla y se traga a sus herederos para no ser destronado. Representa la autoridad, las estructuras; el caos y el orden en un mismo personaje. Es la amenaza, lo impredecible, el  peligro: “I am not in danger, I am the danger[4]. Jesse Pinkman, en cambio, es el héroe que tiene que atravesar el infierno para lograr su redención. Su vida está marcada por un sino trágico: el desamor de sus padres, la muerte de su novia, la muerte de niños, la decadencia, la metanfetamina, la adicción. Y mientras hace su periplo por el averno, se junta con su ex profesor de química; una bomba de tiempo. Walter y Jesse son más que compañeros de negocios, son más que profesor y alumno, representan la relación entre el padre y el hijo; entre el heredero -Zeus (Júpiter)- quien tiene que someter a su antecesor -Cronos (Saturno)-. El desierto es el escenario de confrontación: allí se verán enfrentados su inteligencia, su codicia, sus excesos, sus amores, su ego y sus ansias de poder.

En el primer capítulo de la serie, Walter White explica a su clase en el colegio de qué se trata la química: “Chemestry it is the study of… anyone? Chemical. No. Chemestry is… well technically, chemestry is the study of matter but I prefer to see it as the study of change”.[5] Breaking bad es eso: el cambio de los personajes a lo largo de un año. Todos, irremediablemente, sufren una transformación. Skyler, la esposa de Walter, deja de ser la perfecta madre y esposa norteamericana; su mundo cambia por completo al descubrir que su esposo es un  “cook”[6]  de  metanfetamina. Así tire la moneda al aire y pueda elegir otro rumbo, Skyler acomoda su destino y tiene total conciencia de ello. El dinero siempre le resulta algo seductor, el poder de millones de dólares que no puede lavar en el “car wash”[7] y  termina amontonando en el sótano donde todo permanece oculto. Su hermana, Marie Schrader, quien curiosamente siempre está rodeada de color morado -¿morado? ¿Qué significa?- también sufre su propio cambio. De mitómana a esposa amorosa, de cleptómana a tía ejemplar. Se define un carácter cambiante, doble, mercurial, siempre siendo otra. Hank Schrader, el esposo de Marie, el agente de la DEA, el perseguidor de W.W (una pista que relaciona a Walter White con Walt Whitman), quien al principio muestra ser un tipo algo ridículo y pretencioso jactándose de sus armas, termina convirtiéndose en un agente persistente, con una inteligencia afinada, que cada vez se encuentra más cerca de Heisenberg.   

Temporalidades de la serie: Las transformaciones de Walt y Jesse

Se puede identificar cuatro momentos donde se muestra la relación entre la carrera contra el tiempo y la transformación de Walter y Jesse.

1) Al inicio de la serie conocemos a un Walter White amoroso, querido profesor de escuela, buen padre, siempre preocupado por su familia. Su enfermedad le plantea un reto: debe conseguir un futuro promisorio para los suyos antes de que el cáncer acabe con su cuerpo. Para él existe un solo objetivo y es proveer el sustento de su familia, no importa lo que cueste. Necesita solucionar los problemas ahora. Es entonces cuando aparece Jesse, el junkie, el desaplicado ex alumno que quiere mejorar como cocinero de metanfetaminas. El aliado necesario para que Walt consiga sus objetivos, llevándolo como copiloto de una montaña rusa con cúspides repletas de dinero y caídas donde la persecución, los golpes y la muerte los arrastran; como se lo hace saber Jesse a Walt: “Ever since i met you, everything i ever care about is gone! ruined! turned to shit! dead.”[8]

2) La llegada al mundo de la metanfetamina parece irrevocable. Allí hay que ser frío, calculador e inteligente. La vida pierde toda importancia, pero Walt parece siempre tener una justificación: “There are good reasons for doing things: family”[9]. Walt deja morir a una mujer frente a él, convirtiéndose de una u otra forma en el culpable de un accidente aéreo -ese será el principio de otra serie de muerte de personas inocentes en donde él será responsable-. Del cielo cae un oso rosado que se convierte en el símbolo de la pérdida de la inocencia de Walter. Mientras tanto, Jesse tiene que vivir el duelo hasta sus últimas consecuencias. El mundo de Jesse -como el de Walter- se desploma con la caída del avión y una puerta más oscura se abre en el carácter de los dos personajes.    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3) En un capítulo de la tercera temporada, Walter está trabajando en el laboratorio con la monotonía que esto implica. Bien podría estar en el colegio, pero se encuentra produciendo metanfetamina en un sofisticado laboratorio. De repente aparece una mosca; un pequeño insecto que evoca esa metáfora kafkiana del trabajo rutinario y automatizado. Walt, el perfecto empleado, el más inteligente y calculador, termina rindiéndose por una mosca -qué representa la mosca, ¿la culpa? ¿La memoria?-. La mosca parece ser sus demonios, su pasado reciente, su inevitable metamorfosis. En una monotonía similar, Jesse sale de rehabilitación y parece que nada le importa. El dinero no representa lo que era antes. Su casa se vuelve un antro, en donde todos son sus “bitches”[10]. Sigue su camino por el infierno, pero ahora se enviste de una actitud hierática y soberbia frente a su mundo. Sabe que su casa es un antro de junkies y el dinero no representa un objetivo, como lo era antes. Cada uno está cambiando de piel, como Gregorio Samsa mutando en el laboratorio.

4) Las desgracias, que están acompañadas de algunos aciertos, van haciendo que Walt cumpla con lo que se propone. Walt y Jesse se dan cuenta de que son realmente indispensables, no solo por ser los cocineros de la metanfetamina más pura del mercado, sino porque parecen ligados por el destino. El poder viene a su vez acompañado de dinero, pero también de problemas cada vez más grandes y de enemigos más poderosos. A Walt parece corromperlo; a Jesse, transformarlo en alguien con más conciencia sobre sí mismo. Los obliga a tomar decisiones más difíciles: ¿cómo mantener el negocio a flote? ¿Cómo lidiar con los informantes? ¿Cómo engañar a su cuñado y a la DEA para que les quiten el hocico de encima? El poder parece darles todo lo que querían y quitárselo al mismo tiempo. Walter parece triunfar sobre sus enemigos y la camisa verde que tiene en el primer capítulo se vuelve más oscura en el final de la cuarta temporada, cuando dice  “I won[11].  

Consideraciones Finales

Breaking Bad no es una serie de traquetos made in USA, es un thriller psicológico que muestra paulatinamente la transformación de los personajes y una crítica a la cultura norteamericana. En una escena, cuando Skyler quiere obtener el “car wash”, las estrategias que le ofrece Saul -su abogado corrupto- son: obtenerlo acusando a su dueño  porque debe impuestos, porque contrata inmigrantes, o porque por sus rasgos “árabes” puede ser considerado terrorista. Todo esto parece ser un resumen de los miedos y obsesiones de los norteamericanos. En Breaking Bad las líneas entre lo moral y lo amoral, entre lo legal y lo ilegal, son cada vez más delgadas y en ocasiones parecen difuminarse del todo.

La serie mantiene al espectador conectado y expectante, nunca se sabe qué viene después o si se está presenciado el final, ya que la historia se cuenta con saltos en el tiempo y una estructura no lineal. Los planos, los movimientos de cámara, la luz y la música logran suspenso, acción y una conexión emocional con los personajes. Los planos cenitales, los planos del piso, los movimientos de cámara cuando el oso de peluche cae a la piscina, no son solo artilugios técnicos y artísticos, sino recursos para una  construcción dramática y  estructural compleja.   

Tomado de: http://breakingbadgif.tumblr.com

Se trata de una serie bien escrita, realizada y producida con personajes complejos, no solo en el libreto sino en la imagen y en la fotografía. Por ejemplo, Gus Fring, un empresario altruista al que la comunidad quiere y respeta, es al mismo tiempo el líder de una organización narcotraficante al que todos temen por ser sanguinario y poderoso. La representación gráfica de esta dualidad está dada en el uso de la luz, donde la mitad de su rostro siempre está iluminada y sonriente y la otra mitad está en completa oscuridad. A pesar de estos aciertos, es de criticar que algunos personajes hispanohablantes -como Gus- hablen un español bastante atropellado.

El próximo 11 de agosto comienza la última parte de esta serie que cuenta con cinco temporadas. Al final nos espera una última confrontación, una lucha épica contra cronos. Jesse y Walter tendrán que revelar qué se esconde tras la mosca, y el aprendiz de astrónomo, como en el poema de Walt Whitman, develará los secretos del diagrama, la fórmula química, los planetas de la carta. Mientras tanto W.W sigue corriendo como un reloj. Como le dice uno de sus socios, Mike, a Walter en la última temporada: “I am. You...are trouble. I'm sorry the kid doesn't see it, but I sure as hell do. You are a time bomb, tick-tick-ticking. And I have no intention of being around for the boom[12].

 

notas

[1]Cuando escuché al aprendiz de astrónomo, / cuando las pruebas, las figuras, se ordenaron en columnas delante de mí, / cuando me mostraron los gráficos y los diagramas, para sumar, dividir y medirlos, / cuando yo, sentado, escuché al astrónomo cuando leyó entre tantos aplausos en el salón de lecturas. / Qué pronto, inexplicablemente, me harté, /  hasta levantarme e irme, vagando a solas por ahí, / en el místico y húmedo aire nocturno y, de vez en cuando, / miré hacia arriba en silencio total a las estrellas (Este es el poema que Gale le lee a Walter White, cuando trabajan en el laboratorio).

[2] -W:¿Qué estás esperando? S: Que regrese el cáncer.   

[3] Hombre fuera de tiempo,

[4] No estoy en peligro, yo soy el peligro.

[5] ¿Quimica es el estudio de? ¿Alguien? quimica. No. La quimica es....bueno técnicamente,química es el estudio de la materia pero yo prefiero verlo como el estudio del cambio.

[6] Cocinero.

[7] Autolavado

[8] ¡Desde que te conozco, todo lo que me ha importado se ha ido! ¡arruinado! ¡vuelto mierda! muerto.

[9] Existen buenas razones para hacer las cosas: por la familia.

[10] Perras.

[11] Gané.

[12] Yo soy. Tú...eres el problema. Lo siento, el chico no lo ve [refiriéndose a Jesse], pero yo le aseguro que si. Tú eres una bomba de tiempo, tick-tick-ticking. Y no tengo intención de estar cerca cuando explote. 

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
ANTÍLOPES DE DOCE PATAS
numero 27 / Noviembre - 2014
UNA GENERACIÓN EN TRÁNSITO
numero 26 / Agosto - 2014
Desde la antitrama y los conflictos de la vida cotidiana, de Cali llega Natalia Imery con su cortometraje Alén.
WELCOME TO BALTIMORE
numero 25 / Junio - 2014
La tragedia griega posmoderna en clave norteamericana que ningún serieadicto puede dejar de ver.
BRUJAS, YERBERAS Y OTRAS HIERBAS RARAS
numero 18 / Octubre - 2013
EL AMOR DE OTRAS MANERAS
numero 17 / Septiembre - 2013
El disgusto por las formas de amor tradicionales ha movido a María Teresa hacia una práctica menos impositiva: la hamora.
QUÉ DIFÍCIL EL POLIAMOR…
numero 17 / Septiembre - 2013
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :