I.LETRADA.CO | Nota al pie | FOLIO 114, POEMAS DE OTRA TIERRA PERDIDA
Nota al pie
ESCRITO POR
Daniel Angel
Ganador de los premios Casa de poesía Silva (2003) y Feria Internacional del libro de Arteaga (México 2013). Miembro cofundador del movimiento poético Negacionista.

FOLIO 114, POEMAS DE OTRA TIERRA PERDIDA

Hace algunos años dos fundadores del negacionismo poético, en su búsqueda famélica de paliativos para luchar en contra de la muerte, encontraron divagando unos librillos de poesía de jóvenes guatemaltecos. La sorpresa sobrevino cuando estos libros fueron abiertos con violencia y sus textos devorados sin pudor; cada una de sus páginas parecía un espejo de lo mismo que ellos estaban haciendo en Colombia: una poesía llena de imágenes de una ciudad que se caía a pedazos, gritos desbocados por una juventud baladí y una profunda desesperanza por su realidad, por sus realidades, por sus vidas.

Dichos libros eran el resultado del trabajo —nosotros preferimos llamarlo ocio— de un grupo poético que se hacía llamar Folio 114. Jóvenes todos ellos, difundieron sus textos en sus casas, en casas de sus amigos y quizás en alguna librería. Su obra, aún desconocida para muchos, es motivo de grata sorpresa para nosotros y por lo tanto debe ser rescatada.

Los poemas que integran las páginas de Folio 114, cargados de metáforas que recrean las imágenes de una ciudad de América Latina, son también el reflejo fiel de las vidas descompuestas, de la zozobra, de la intranquilidad existencial de cada uno de sus autores. Por más jóvenes que lleguen a ser estos poetas, pareciera que hubiesen vivido siglos y que estuvieren cansados de observar todos los días el mismo mundo al cual fueron adscritos sin previo aviso, y mucho menos, sin previa autorización.

La constante primera persona, o sea, la vivificación de cada sensación del poeta con el mundo, es otra de sus constantes. El intimismo con un mundo que al parecer cada vez es más ajeno, llevado a la poesía gracias a la reiteración y al símil de lo baladí y efímero con cada paso y acontecimientos de sus vidas, genera que el lector pueda adentrarse en sus versos y casi sentir el dolor ajeno.

Y no el amor como tema fundamental sino el sexo, la actividad lasciva, el erotismo, resultado de una sociedad enferma que vive con celeridad. Una sociedad que no deja tiempo para el amor o para la reflexión, sino para los medios informáticos y para el trabajo. De este modo el amor se reduce a los cuerpos que se tocan y se desean hasta caer presos del éxtasis de la piel, solo de la piel.

En cambio la muerte es otro de sus hilos conductores. Pareciera también que todos la estuviesen esperando con tranquilidad y a la vez con impaciencia, como si supieran que no existe otra solución para menguar o acabar los dolores que trae consigo la vida, por eso la desean y casi la proclaman en sus versos.

Por último la falsedad, el saberse engañado y engañador en un mundo falaz, donde todos estamos representando un papel que no nos corresponde, o quizás el papel que menos hubiésemos deseado interpretar. Por eso la desazón con las decisiones tomadas, el arrepentimiento por el mal hecho, pero también la satisfacción de demostrarle al mundo y a la sociedad que siempre existirá un poco de libertad en nuestra representación y que hay algo de anarquía, en especial en nuestras palabras.

De este modo los poemas de Folio 114 constituyen de una forma certera una reflexión de todos los jóvenes que, nacidos bajo el esquema del siglo XXI, se sienten engañados y abatidos, pisando y recorriendo una tierra de nadie donde la misma poesía es nada y todo a la vez.

Los poemas a continuación hacen parte de su quinta y última impresión, pero cada uno de ellos siguió trabajando por separado o en otros grupos diversos, como nos enteramos al ponernos en contacto con ellos, siempre intentando ajar la mala sonrisa que la muerte les ofrecía.

Entonces he aquí una breve selección de lo rescatado del naufragio de otra tierra de nadie, de otra tierra perdida.

ECO-P(O)ETAS PARA UNA MUERTE EN VER(SOS) B-A… L… A (2006)

MANUEL TZOC

Manuel Tzoc (1982) Personaje en formación artística que gusta de asistir a las VINO-exposiciones, aparte artesano para ganarse un poco de Money.

El autor recomienda: SIENTAN EL POEMARIO LEYÉNDOLO EN UNA TARDE TRISTEMENTE GRIS.

 

Un pequeño y pálido

poema soy

–que nunca dijo nada–

y que se quiere borrar

llorando
 

***

–Gillete–

Un ALGO me posee

cuando me encuentro solo

un ALGO me amenaza

ALGUIEN te cohabita

pirañas en el estómago

se aglutinan en la garganta

un espacio de muerte circulante

te encapsula

 

Habrá que seguir YA NO SIGUIENDO

habrá que vivir YA NO VIVIENDO

habrá que sentir YA NO SINTIENDO

 

Habrá que comer

cagar

dormir

escribir (la siguiente línea)

de este poema enfermo

o no quiero

o no puedo

o TODO es inconcluso


Un ALGO me amenaza… un ALGO


***

Mi ella dice:

Oye tú

el que me lee

al que le canto con palabras infernales

te confieso

que tengo un miedo

de no poder tener miedo

o tener demasiado

esta noche no puedo dormir

estoy con los ojos abiertos por dentro

nageles de ceniza me sueñan muriendo

sumergida en jardines de mar

no es nada

es mi yo desolado

frente a los seres ciegos

y las cosas giratorias

¿por qué caigo cuando escribo

y te leo?

estaré bien

ES MENTIRA
 

***

Te das cuenta

de que estás

te sentís

–solo–

porque cuando estás solo

prendés la t.v.

la radio

jugás play-station

platicás con tu chucho

vas al internet a chatear

hacés llamadas telefónicas

le das no sé cuántas vueltas al parque central


O te ponés a escribir poesía

 

***

La poesía destruye al hombre Leopoldo maría panero

Me están matando las palabras

que aún logro descifrar

un buen poema

es el que sale con negro llanto

derrota y frustración

laceración desesperada

unos pájaros llevan signos oscuros

en sus picos

Sade quiere ser mi sombra y mi silencio

estoy encerrado entre rejas hechas

de palabras


(PERO SÓLO SON HERMOSOS

LOS QUE MUEREN DE SU POESÍA)


***

Soy asesino

placer solitario y doloroso

de darse muerte

paso

a

paso

no hay nada más hermoso

que tirarse al suelo

y arañarlo con el llanto

darle de golpes

hasta hacerle escupir

todos los por qués

***

Mero sexo

el beso mecánico

la paja

el voyeurismo en los baños públicos

los padrotes

la “acabada” en 27 segundos

los fetichismos

el sexo oral en los cines porno

la película triple x en la tele

el sexo etílico en moteles

el semen asqueroso


Ni mierda

sin vos –H–

cuándo putas

voy a volver a Sentir Algo


***

Me duele

un maldito tipo a quien amo

(que por supuesto no me ama)

rencor rencor rencor

la puta que se insinuó

(y no me la cogí por ser hueco)

las varias vergas que he mamado

los desgraciados domingos-lunes vacíos

el llanto diario frente al espejo

los antidepresivos no funcionan

(o no quiero que funcionen)


Tragar alcohol a sorbos

(o de a vergazo)

leer a la Pizarnik en algún parque

después

no saber adónde dirigirse

pasar bolo entre multitudes

acabar pajeándose

viendo pornogay en un cibercafé

RITMOAMORFO (2006)

MARTES (MARLON SANTOS)

Marlon Santos (Martes) (Guatemala, 1988). Poeta novel, asistente al taller permanente de poesía del colectivo Folio 114, diseñador gráfico y publicista, estudiante de arquitectura de interiores. "En la búsqueda de una verdad más profunda del lenguaje, el ritmo amorfo construye y reconstruye imágenes en torno a un airada protesta en contra del moralismo excesivo, predominante en la sociedad guatemalteca, alrededor de temas sensibles en el autor como el amor/des-amor, la soledad y la desesperación ante la búsqueda de un futuro prometedor no predecible en un mundo desconocido".

Ritmoamorfo

Tengo en

el cuerpo

mil cicatrices

en el cuello

en las manos

y en el falo


Tengo cientos de sueños

uno por uno

atravesados

todos jodidos

en medio del tráfico


y el futuro

 

¿Dónde?

***

1.

Yo soy

un poeta

–anónimo–

salido de

un mundo gris

underground

con olor

a orines

y lleno de

edificios viejos
 

2.

Acostumbrado

a sonrisas

–falsas–

a caricias

–extrañas–

y

con

el

alma

mil veces

–masturbada–

soy una

simple flor:

sin pétalos.


3.


Tengo ganas

de saltar

para:

mañana dormir

dormir en paz

tengo los ojos

“rojos”

tengo la conciencia

“irritada”


4.


Yo soy

un poeta

humano (casi un chango)

que sueña con amar

sin dolor

que sueña con

tus ojos

que sueña

con vos

ALEJANDRA SOLÓRZANO

 

Alejandra Solorzano (1980). Invención maravillosa. “Ella no es la ola que golpea la roca, es de carne y hueso”. Retorno. Rosa María Castillo Villatoro. Mariquita. Dos bancos azules del Roca Negra. Parque Central. Piso 16. Tafi, gata pinta. Jardín de luicecitas. Tren de Managua. Santa. Blue. Maritza me enseñó a leer y a escribir. Algodón de azúcar. Perraje rojo. Muchos adioses. Flor de caña. Luna. Cardamomo. Verde Hamlet. Sirena de Chinautla. “¿Quieres devorarte mi corazón?” Salomé. Pichoncjto. Viento. Teatro. Virgen de la Soledad. Vela morada con cera de abeja y polvo de oro. Special K. el Centro. Los gatos. Mi cama, mis sueños y sus no invitados…

 

Segismunda


Dentro de una jaula una mujer

en cuclillas se mece.


De vez en cuando

escoge una mueca

y la exhibe en su boca.


La jaula que la aguarda

no es un obstáculo,

sólo un socrático espejismo

de lo que en sueños se ríe.

***

Salió.

Su cabello temblaba. Locomoción de combate.

¿La razón…?

Se adelanta a la espera del silencio.

A observar sobre el borde un deseo genital sepultado.


—Ya vine… hoy gané un duelo.

(Camina al centro de su cuarto. Se regala a sí misma una reverencia. Trae aún la flor que llevaba entre las manos)

—Dije que hoy gané un duelo.

(Se aplaude. Revienta la flor entre la euforia y algo que no entiende)

—La verdad, como traspasar la puerta con una flor sin destinatario.
 

***

Es ficción que todo alguna vez cesa, pero alguien me olvida.


Sonido a papel roto.


—Ya nos tenemos que ir…

di algo, maldita ave muda

¡¿viento o caballito de carreras?!

—Un ancla, por favor…


(La Virgen de la Soledad

alza su banderita a cuadros)

HOMICIDIOS

Luis Carlos Pineda

I

Apenas va calentando y dejando en paz su cliché de

movimiento masculino inadaptado…

se mueve y a trabas calienta y va soltando,

como el jazz o el calipso comienza a calentarse y

habla

y produce música, horror o distintos tipos de

gemidos…

a mano, poco a poco hila textos,

a mano poco a poco en la cama, en la caricia,

a mano en la noche solitaria

a mano va quedando con la vida y cada letra suya es

una bala disparada a mano…

mano

hermana mía

vos

sos la única derecha que me gusta…
 

II

Existen surco

y azadón

mazorca

nixtamal

mar

cevichería.

Existen partir y parto.

Pero también control remoto

y sangre y democracia.


III

Enfermedad de hambre,

impotencia, encierro e ira.

Gozamos del dolor del otro celebrando

celebrando la devaluación de la propia vida

celebrando, elogiando, la colectiva complicidad

del homicidio diario.

Se mata un cristo y se ahorca

un judas cada viernes.

Todos queremos ver al muerto,

grabar su sangre tibia en la memoria,

hablar de él.

Tener un muerto

para validar la vida.
 

IV

Bolero profético y epistolar (Bolero Ruso)

amor

ha llegado el día

en que la vida

no alcanza

y que la historia

que no pudo ser…

y que el mundo

se acaba…

amor

yo soy fiel testigo

de que se hieren

las almas

ven a mis brazos

te quiero tener

porque este mundo

estalla…

porque este mundo

estalla…
 

V

Es perverso el silencio

del mundo

cuando se inclina

para apagar a una mujer.

 

Es perverso el atardecer

cuando muerde la campana

que llevo en el estómago.

Es perverso… lo es.

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
Nota al pie
Espacio para lecturas críticas, emocionales y reflexivas que sirvan de puente entre las letras y las historias que suscitan.
i.letrada La revista pseudoacadémica más cultural de Bogotá.
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :