I.LETRADA.CO | Nota al pie | SONATA PARA CUERVOS LEJANOS
Nota al pie
ESCRITO E IMÁGENES POR
Ana María Trujillo
Lo mío son las palabras y las imágenes, el poder de contar historias, la tentativa de construir puentes.

SONATA PARA CUERVOS LEJANOS

A Víctor lo conocí por uno de esos azares afortunados cuando coincidimos en la feria del libro de Bogotá del año 2007. Antes de encontrarlo no conocía sus libros, una serie de biografías históricas publicadas por Villegas Editores sobre grandes nombres de la historia patria: Bolívar, Santander, Manuelita, Tomás Cipriano de Mosquera.

Cuando lo entrevisté hace un año, hablamos de la fascinación que le generan esos personajes. Sus vidas grandilocuentes, de gran impacto para la historia colectiva, no los hacían –por supuesto- seres exentos de pasiones. Por esas imbricaciones entre lo público y lo privado, y por la atención casi exclusiva que se daba en biografías y libros de historia a lo primero, en sus libros los protagonistas no son nunca las grandes gestas, los acontecimientos históricos, sino los trasfondos emocionales que religan al ‘héroe’ con su condición humana. Victor Paz escribe bordeando la ficción aunque con una rigurosa investigación de fondo (el último rastro que le dejaron sus estudios de sociología), como una suerte de poetización de la historia.

A pesar de haber sido constante y exhaustivo en el tema, en su último libro no hay próceres ni batallas. En este caso se lanzó a la aventura insondable de escribir, en primera persona, la última conversación de Vincent Van Gogh con su hermano Theo en la víspera de su muerte.

El lanzamiento del libro tuvo lugar el pasado jueves 7 de noviembre en la librería Luvina, en la Macarena; en el mismo barrio en el que vive Víctor y funciona Taller Editorial con Luis Rocca a la cabeza. Todos los jueves Luvina abre sus puertas a escritores, y con Víctor Paz vienen oficiando de anfitriones hace ya varios años. Esta noche, la mesa sostenía un jarrón con imponentes girasoles.

Frente a una audiencia compuesta en su mayoría por amigos del barrio y de la vida Víctor contó la historia detrás del libro: “Hace muchos cuando supongo que era joven 23, en el periódico de mi ciudad natal, Popayán, escribí un artículo con el mismo título de este libro. Esa presencia iluminante, desquiciante, angustiante de Van Gogh tuvo una aparición temprana en mi alma, antes que en mi mente”. Los elementos teóricos que entonces planteaba en su artículo –en el que además sostiene siempre la idea de que Van Gogh es uno de los pocos ‘artistas’ verdaderos- fueron poetizados y convertidos en libro, un libro que como al ser sonata no tiene capítulos sino cuatro movimientos.

En él es posible descubrir las grandes pasiones y preguntas que, por demás, Van Gogh dejó registradas en su obra y en sus célebres cartas a su hermano Theo. El fervor religioso, la búsqueda pictórica, los amores de prostíbulo, Arles y los trigales, Paris y los impresionistas, el amarillo. Un viaje vertiginoso por las obsesiones y desgarramientos de un hombre del que mucho se ha escrito, pero que quizá nunca se haya escudriñado de una manera tan arriesgada y personal. Si uno quiere encontrar trozos de verdad, fragmentos del alma que fue y pintó los cuadros que ahora tanto cuestan, quizá lo logre. En todo caso, Víctor Paz nunca se ha preocupado mucho por los límites entre la realidad y la ficción, el sueño y el recuerdo, y pone en palabras de su protagonista la sentencia a la narración:

En ningún momento debes imaginar que utilizo este trayecto de silenciosa agonía para trazar los imprecisos perfiles de algo que vagamente se asemeje a una biografía. Creo que eso no sería posible nunca, ni para mí ni para nadie. Sería, si acaso fuese probable, una simple acumulación de ausencias; una sola y monótona conversación sostenida con nadie, o con alguien sin rostro, en el fondo de un abismo. Una arbitraria jerarquía de irrealidades que no han sido, o tal vez, si acaso, una ingenua ordenación de realidades falsas girando en un vacío que las calcina. Yo al ser estaba ausente. He sido esa distancia que nunca he recorrido. Si alguna huella queda, habría que buscarla en el furor sagrado que sangran mis azules y en esa combustión que no concluye y se ha quedado profanando mi amarillo. Tal vez si hubiese biografía, sería una sonata para cuervos lejanos sosteniendo un horizonte de derruidas esperanzas. Yo soy esa ausencia que triunfa en el desorden de mis cuadros. Yo soy –y he sido siempre- aquel fantasma que, como mis persistentes cuervos, grazna en las calladas tardes pidiendo al Dios de los trigales ese pan de luz que podría alimentar los sueños perdidos de los hombres. Esto es algo de aquella sucesiva incoherencia que sabe fructificar en mis insomnios. Lo que te digo es algo de esa harapienta lucidez que inútilmente traté de plasmar entre mis telas, pues yo soy lo que he sido cuando trato de aproximarme a esa confusa vida que he vivido y ahora se me escapa.

Esta tarde, a las 6:00 pm, la Librería Casa Tomada invita a la presentación de estos rituales de Van Gogh, con la presencia del autor. Transversal 19 Bis No. 45D-23

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
Nota al pie
Espacio para lecturas críticas, emocionales y reflexivas que sirvan de puente entre las letras y las historias que suscitan.
i.letrada La revista pseudoacadémica más cultural de Bogotá.
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :