I.LETRADA.CO | La vida era la pantalla | EUROCINE 2013
La vida era la pantalla

EUROCINE 2013

Películas que jamás veremos ni en Salitre ni en Unicentro, ni siquiera en las salas con mayor entusiasmo por lo 'no estrictamente comercial', Cinemanía y Avenida Chile: ese es el gancho y la carta de presentación de Eurocine.

El festival, que ya va por su cumpleaños 19, se propone como una ventana abierta a territorios cinematográficos lejanos que la sombra de nuestra hollywoodfilia (o hollywoodictadura, o hollywoodependencia) no nos permite vislumbrar. La programación es amplia y variada y es mejor dejarse sorprender. El festival esconde tanto joyas como películas que pasan sin mayor resonancia. Nuestro equipo iletrado se ha puesto a la tarea de ir en estos primeros días para, si acaso, ayudarle a tomar una decisión un poco más informada y alertar sobre las películas que vale la pena no perderse.    

Kauwboy Oudewijn Koole Países Bajos, 2012

kauwboy eurocine bogota 2013

"la responsabilidad de un cineasta es mayor cuando filma niños, porque el público no puede evitar imponer un sentido simbólico a todo lo que hace un niño... cuando vemos a un niño haciendo algo en la pantalla, nos proyectamos inmediatamente hacia nuestra propia infancia, y lo que hace uno nos parece lo que hace la infancia en general". Las palabras son de François Truffaut, uno de los directores que ha sabido capturar en celulosa el mundo de la infancia. Tiene razón. Ver Kauwboy es asomarse a ese reto enorme que es ver a un niño 'actuar', sentirlo natural. Lo que se dice en una película de niños que no sea comedia siempre tiene un peso de más. En este caso, la historia es fluída y bellamente narrada. ¿Cómo contar el duelo desde los ojos de un niño? ¿Cómo proveer cada gesto de lo genuino, de la inocencia? ¿Cómo evitar equivocarnos cuando nuestra vida no es solo nuestra, cuando hay otros que dependen de nosotros?  No en vano el festival escogió esta película para la inauguración. Un viaje de reconocimiento, cuya metáfora es un pájaro.  

Rabat Victor Ponten y Jim Taihuttu Países Bajos-Bélgica-2011  

eurocine rabat bogota 2013

 Para todos aquellos que, como yo, tienen una gran pasión por 'lo árabe', hay que ver esta película como pretexto para adentrarse en ese mundo. Es un viaje por la familia, la tradición, el amor por la tierra, el choque entre la cultura árabe y la occidental, la juventud en un grupo de inmigrantes árabes. Es también una celebración a la amistad, la hospitalidad y la lealtad. Un canto libre de prejuicios hacia los árabes –más bien critica a la sociedad por tenerlos-, en el que a través de tres amigos viajamos en carro desde Ámsterdam pasando por Barcelona y Algeciras hasta llegar al destino final: Rabat, en la costa Marroquí.   Es un viaje en el que la amistad entre estos tres -un Don Juan tunecino de marcados hoyuelos, un marroquí de mirada pícara y dulce, y un economista controlado y tenso- se afianza. En el camino, en cada uno se irá rompiendo la carcasa para dejar salir sus demonios, sus sueños y deseos, su lado más luminoso y sensible. Vea el trailer aquí.

    Persécution Patrice Chéreau Francia, 2009  

eurocine persecution patrice chereau francia bogota

Daniel es un galán contemporáneo (barba de tres días y gesto severo) que trabaja remodelando apartamentos y lidiando  con las relaciones tormentosas que componen fragmentos de su vida. Cada una de sus interacciones está mediada por una carga: el extraño acosador obsesivo que irrumpe en su apartamento; el amigo alterado, depresivo, lamentable, que le envidia un poco; la novia distante, displicente, esquiva, dulce y cruel a la vez. Daniel anda por la vida como a regañadientes, asistiendo a su desmoronamiento progresivo. Cada gesto, en una multitud anónima o en los ámbitos más íntimos, es un grito al borde del abismo: una amargura constante con destellos inexplicables de belleza.   

Este es, para mí, uno de esos exponentes del cine que quiere incomodar. Las cosas no fluyen como en un buen artificio: están desnudas en su propio absurdo, y eso desespera, impacienta. De repente nos preguntamos qué hace él ahí, por qué no reacciona de otra manera. Los personajes quedan como esbozo de una fuerza mayor, nos cuesta entenderlos o simpatizar con ellos. La única evidencia, la única constatación, es la vida que sigue, el tiempo que pasa, la obligación de seguirse moviendo.    Agridulce, como la canción final: quizás el momento más memorable a cargo de Antony and the Johnsons.  

The mill and the cross (El molino y la cruz) Lech Majewski Polonia, Suecia 2011  

Un bello pretexto cinematográfico se esconde detrás de un cuadro: cuántas veces pasamos por alto las tramas intrincadas de una pintura compleja que el estatismo simplifica ante nuestros ojos. ¿Qué hace cada personaje allí, ocupando su lugar? ¿De dónde viene, hacia dónde va? ¿Hay alegría o tormento en ese rostro? ¿Por qué? Con gran delicadeza, cuidando cada encuadre, El Molino y la Cruz desentraña la cruzada religiosa que se toma a un pacífico pueblo flamenco y que culmina en la realización del cuadro 'Cristo cargando la cruz'  de Pieter Brueghel. La vida que late detrás de un motivo, de una intención, la vida que se escapa al trazo y que sin embargo vive contenida en él, exhibida en un museo.

 

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
La vida era la pantalla
Cuando la función de 'entretenimiento' se desdibuja y el cine conmueve, enseña, motiva y enamora. Reflexiones y delirios alrededor de las imágenes en movimiento y el universo que las contiene.
Mad Muasel Se obsesiona aleatoriamente con autores y géneros, en particular con la Nueva Ola francesa.
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :