I.LETRADA.CO | El Souvenir | DÍAS DE FICCI
El Souvenir

DÍAS DE FICCI

Crónica del Festival Internacional de Cine de Cartagena 2013

-

-

- ¿Sixto Rodríguez es un personaje real?

Le preguntó Huertas a Gómez mientras veían Searching for Sugarman.

-Es real.

Respondió Gómez, mientras Huertas descreído buscaba en Wikipedia.

-  Parece un falso documental  -dijo Huertas.

- Parece… Pero no lo es. 

Cuando Gómez aterrizó en Bogotá el 25 de febrero, sintió que había estado en un parque de diversiones. Asistir al FICCI había sido un viaje iniciático en el mundo del cine. Gómez: una persona que desde niño había visto cine en los matinés con su papá,  había asistido  al evento más importante de cine del país. Su excitación no podía ser menor.

 - 

-

Gómez había escuchado de Searching for Sugarman (2012) de Malik Bendjelloul en Cartagena, pero no pudo verla. Se le habían cruzado los horarios, así que de regreso a Bogotá la vio en la casa de Huertas. La película  ganadora del Oscar a mejor documental y mejor Gema en el FICCI, cuenta la búsqueda del músico Sixto Rodríguez, quien grabó un disco en los años 70 y repentinamente desapareció. Rodríguez era conocido en Suráfrica por sus canciones usadas como resistencia al régimen segregacionista del apartheid. Para Gómez, el mayor logro del documental es mantener una tensión narrativa, creando una especie de “suspenso documental” que atrapa a los espectadores hasta el final, haciéndolos dudar sobre la verosimilitud de la historia.

 -

El 24 de febrero, Gómez y Lozano madrugaron al centro comercial Caribe Plaza para ver Post Tenebras Lux (2012) de Carlos Reygadas. Lozano había hablado de la propuesta de Reygadas desde Bogotá  y esta era la oportunidad de poder ver su última película en la pantalla grande, en Cartagena. Solo había espacio en las primeras filas y los dos se sentaron en sillas distintas. En la primera escena aparece una niña de no más de 3 años en un ambiente salvaje con caballos y perros que corren a su alrededor. La escena introduce  a los espectadores a tal punto que los hace sentir la angustia de la niña mientras oscurece. A lo largo de la película se cambia de atmósfera de manera violenta y radical. Los desenfoques en los bordes dan una sensación de temporalidades discontinuas y realidades alternas que no responden a una linealidad en la historia. Gómez pensó que las imágenes surrealistas, la presencia de animales y los planos largos, dan muestran de la influencia de Buñuel y Lars von Trier.

-

-

Lozano y Gómez salieron en silencio del teatro; las imágenes habían sido suficientes. En efecto, Lozano tenía razón en afirmar que Reygadas era alguien interesante en el cine contemporáneo. Regresaron a la ciudad amurallada para encontrarse con la señorita Guerra. Los tres estaban en el mismo apartamento en Cartagena. Tres personajes en busca de autor, tres autores en busca de un personaje. Tres extraños y tres conocidos: Guerra, Lozano y Gómez en el FICCI.

 -

El 23 de Febrero, los tres se levantaron con un guayabo horrible: la cabeza hecha pedazos y la garganta seca. Habían estado la noche anterior tomando ron en Quiebra Canto y luego habían recorrido la ciudad amurallada en busca de fiesta. Terminaron en un bar donde  se encontraron a  Andrés Baiz. A pesar de la borrachera ninguno se atrevió a decirle que esta vez la “formula” no le había funcionado en su película Roa.

 -

Era el tercer día del FICCI y Guerra quería ver “El charco azul”, de Irene Lema, pero junto con Gómez no llegaron a tiempo a la función de las 2 pm. Decidieron ir al Caribe Plaza pero tuvieron que esperar hasta las 8 pm para ver el documental Otto (2012) de Cao Guimaraes. Lozano llegó antes de la función, pero tanto él como Gómez durmieron toda la proyección. La única que vio la película completa fue la señorita Guerra. Les contó que se trataba de una propuesta en video-arte con imágenes surrealistas sobre el embarazo de la esposa del documentalista. Indudablemente la película había sido una experiencia onírica para Lozano y Gómez.

 -

A las 10 pm entraron a ver Pietá (2012) de Kim Ki-duk. La película propone una atmósfera industrial: llena de chatarra y tecnología  tirada como basura en la calle.  Allí un personaje siniestro, sin emociones, se encarga de cobrar dinero y torturar a sus deudores. Al igual que su coterráneo de Corea del Sur, Park Chan-Wook, Kim Ki-duk se encuentra preocupado por la venganza y la tortura no solo física, sino psicológica. Al final, la historia da un giro inesperado y truculento. Al salir la de la película, Lozano se fue a la fiesta de Babilla. Gómez y Guerra terminaron en una playa de Laguito,  donde sintieron por primera vez el mar y la arena en los pies.

 -

 -

El 22 de febrero Gómez se levantó con mal aliento en la boca. Lo primero que hizo fue comprar un cepillo de dientes. Después de desayunar, Gómez, Guerra y Lozano fueron a ver su segunda película del festival: La eterna noche de las doce Lunas (2012) de Priscila Padilla. El documental cuenta un rito de paso de los Wayuu: Pili, una niña en vísperas de su pubertad, es encerrada por un tiempo de doce lunas para convertirse en mujer. Durante ese periodo de liminalidad y ruptura con el pasado, Pili se  corta de pelo, se baña por las noches como cambiando de piel y se pregunta por el reír y el dejar de hacerlo. El documental de Padilla tiene una buena fotografía y retoma los temas más clásicos del cine etnográfico.

 -

-

Inmediatamente después vieron Hachazos (2011) de Andrés Di Tella. El documental cuenta la vida de Claudio Caldini, un cineasta argentino perteneciente al olvidado movimiento de cine experimental de los años 70, que grabó su vida en super 8. Es una reflexión sobre los archivos de la memoria y la forma como contamos la vida de otros. Sin embargo, Caldini no es una persona fácil y está en permanente confrontación con Di Tella. Las imágenes para Caldini no son narrativas sino evocativas y esto lo resume de la siguiente manera: “Las imágenes tratan de decir lo que no se puede decir… Igual que las palabras tratan de decir lo que las palabras no pueden decir”. El documental resulta en exceso intimista y se podría decir que falta un mayor uso de los archivos visuales de Caldini. Al terminar la película, Guerra le dijo a Lozano su opinión:

 -

Pasa: que te inventas la vida de una persona, te imaginas una historia y supones una versión de los hechos de los últimos años de su vida. Lo que ves ahora ya no es lo mismo de lo que era antes, pero al mismo tiempo es la misma persona, en los mismos espacios y en los mismos recorridos. Sin embargo todo ha cambiado y lo que resta ver es la imagen borrosa o incluso idílica de eso que fue y que ahora se ha trasformado.

 -

La primera película que vieron Guerra, Lozano y Gómez fue el 21 de febrero, la noche de inauguración del FICCI. Allí desfilaba la farándula criolla: Salvatore Basile que casi no podía sostenerse de la borrachera, Lina Rodríguez que dio un discurso soso y los invitados especiales como Harvey Keitel con sus gafas oscuras en plena noche cartagenera. La película: Roa (2013) de Andrés Baiz. No le gustó a ninguno de los tres. Después de escuchar el discurso del presidente Santos donde declaraba al FICCI como patrimonio nacional y decía que la mejor película que se podía hacer en Colombia era una sobre la operación “jaque”, Roa fue una decepción aún más grande. La película cuenta un fragmento de la vida de Juan Roa Sierra, linchado por matar al caudillo Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de Abril de 1948. Sin embargo, la narrativa no logra desarrollar psicológicamente el drama del personaje ni muestra aspectos sociales que lo lleven a ser protagonista del magnicidio. En general, la película tiene buena factura pero es precisamente el arte lo que la hace lejana al espectador: la Bogotá de 1948 es una ciudad demasiado “bonita”, no se ven personas con ruana ni zorras (vehículos de tracción animal), ni carros sucios. El Bogotazo es uno de los eventos más importantes de la historia del país y narrado por Baiz, parece una trifulca callejera cualquiera. Guerra, Lozano y Gómez salieron hambrientos  de la prèmiere. Terminaron de linchar a Roa  comiendo arepa’e huevo  al lado del señor Luis Ospina, con quien no cruzaron ni una palabra.

-

 -

El 20 de febrero aterrizó el avión en el aeropuerto Rafael Uribe trayendo  al señor  Gómez y a la señorita Guerra al FICCI, para encontrarse luego con Lozano. La  primera y la única vez que Gómez había estado en Cartagena fue cuando tenía 12 años. Ya habían pasado más de 14 desde ese entonces. Al llegar, tenía la sensación de que nunca había estado en esa ciudad o que había cambiado a tal punto que no la reconocía. Seguramente él tampoco era el mismo.

-

Textos y fotos

Sebastián Gómez Ruíz

 

Profesor de cine y etnógrafo.

Prefiere leer literatura que teoría social

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
El Souvenir
Souvenir: objeto que sirve como recuerdo de la visita a un lugar, que atesora las memorias relacionadas a este. ElSouvenir: espacio para almacenar recuerdos y compartirlos con seres no queridos, no conocidos.
i.letrada La revista pseudoacadémica más cultural de Bogotá.
ETIQUETAS
Sin Etiquetas
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :