I.LETRADA.CO | TRAS ESCENA | UN CÍRCULO POST-PORNO EN BOGOTÁ
TRAS ESCENA
UN CÍRCULO POST-PORNO EN BOGOTÁ
ESCRITO E IMÁGENES POR
Üniseks
Es un colectivo y agencia cultural consolidado desde el 2010, conformado por Camila Amado y Camilo Acosta, artistas plásticos interesados en los estudios y la gestión de proyectos sobre género y sexualidades.

UN CÍRCULO POST-PORNO EN BOGOTÁ

La pornografía va más allá de los videos tradicionales que nos muestran hombres musculosos y mujeres voluptuosas. El colectivo de artistas Üniseks presentó su Festival Postporno para abordar el sexo y el género desde otras esquinas. Días en donde el cuerpo y la sexualidad fueron cuestionados a través de audiovisuales y perfomance que replantearon la manera tradicional en la que consumimos pornografía. Pase, conozca y cuestiónese.

Para la última semana de Octubre del 2013, el proyecto Circuito Postporno era casi una realidad. Recogimos a Marcelo Páez y con su colaboración empezamos la selección de obras provenientes de distintas partes de América Latina; mucho material argentino. Marcelo es gestor cultural, productor, músico, artista conceptual y fundador del Festival Transterritorial de Cine Underground. Con su productora Garpa!, Marcelo realizó la primera muestra de arte pospornográfico de Buenos Aires, La Plata, Rosario y Resistencia, así como algunos eventos de cine expandido en la CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), Nueva York y Montevideo, entre otras.

Con los aportes y conocimientos de Marcelo, Üniseks abrió las puertas del Parche Artist Residency y se dio inicio al Festival Posporno, como la gente terminó llamándolo. El circuito Postporno nació gracias a una beca otorgada por IDARTES (Instituto Distrital de las Artes), pero fue un proyecto en el que convergimos tres compañeros y amigos para hablar de género. El postporno fue uno de nuestros referentes importantes para la producción audiovisual e investigativa, ya que dentro de las discusiones del postporno encontrábamos los referentes para abordar las distintas miradas del arte que nos interesaba exponer dentro de la academia. Siguiendo a la filósofa española Beatriz Preciado, llamamos postpornografía a "un conjunto de performances, instalaciones, imágenes, textos y en general representaciones visuales que resultan de una perspectiva crítica ante la pornografía dominante y sus estereotipos de género y sexo". Se trata de un movimiento principalmente dedicado a representar sexualidades alternativas o disidentes, especialmente con fines político-sociales, pero también a generar la revisión de muchas interpretaciones previas de lo pornográfico para deconstruirlo y dar cabida a nuevos imaginarios sexuales. La propuesta postpornográfica se presenta como un desvío hacia prácticas alternativas de la sexualidad, la visibilidad de otros cuerpos deseables, la denuncia de la heteronormatividad y la liberación efectiva del deseo.

EL PORNO DESPUÉS DEL PORNO: APUESTAS ACADÉMICAS, ACCIONES VISUALES, ACTORES TRANSGRESORES 

Para la apertura del Circuito Posporno, las Lobas Furiosas, un colectivo feminista de acción política, repartieron algunas ilustraciones que servían como entrada para las siguientes actividades. Eran figuras de mujeres con cabeza de lobas que arengaban frases como "aúllame loba" o "El cuerpo es mío, el placer es mío". Para lo que seguía, la artista escénica y visual de pensamiento subversivo Nadia Granados se puso su peluca rubia, caminó silenciosa y provocativa entre los espectadores, se subió al cubo blanco con la cara iluminada por una linterna y apareció La Fulminante, un personaje creado por ella. La Fulminante realiza comunicación visual popular a través del video performance, el streaming de video y lo panfletario, la pornografía, el cuerpo sexualizado y el erotismo como armas artísticas de transgresión. Para la inauguración del Circuito Postporno proyectó su imagen lo suficientemente grande (para que todos en la galería pudieran observar su performance) y en un idioma indescifrable y con las tetas afuera, estirándose el vestido, meneando la peluca, bajándose las tangas, la Fulminante calentó el ambiente con los movimientos que le sugería a la cámara proyectada en la pared. Le puso el culo al proyector y su cara quedó estampada entre sus propias nalgas; su boca, casi situada a la altura del ano, empezó a gritar lo que ella llamó "un culo bravo que habla". Nuevamente habló en lenguas y aumentó la gritería. La Fulminante terminó con una canción de reggaetón, se bajó del cubo blanco y la gente aplaudió por más de dos minutos. Este performance hace parte de su proyecto «Cabaret», una serie de acciones que resaltan y critican fuertemente los estereotipos sexuales, los roles de género, sobre todo el de las mujeres en la sociedad occidental.

Giuseppe Campuzano, Street Jizz, Jamie Ross, Aily Habibi, Cosmonauta Ultravioleta, Diego Stickar, Cosmocoka, José Muñoz, Juan Nicolás Cuello, Waska, Yla Ronson, Leche de Virgen Trimegisto y Edgar de Santo fueron algunos de los nombres enlistados entre la cantidad de artistas que participaron con sus videos, cuadros y collages. Penes con penes, vaginas menstruantes, eyaculaciones, perforaciones, masturbaciones, melones, bananos, pepinos, duraznos, papayas, coca colas o cuchillos fueron las imágenes que rebotaron por toda la galería. El festival completa su imagen audiovisual y política con gemidos y quejidos, manifiestos, cuentos, poemas, música estridente, sonidos experimentales, risas, cerveza, preguntas, fotos, borrachos, morbosos y arrechos. La galería no aguantó más y a eso de las doce de la noche se dio por finalizado el primer día del circuito.

El Circuito también incluyó sesiones teóricas en las que se discutieron los conceptos y propuestas detrás de las puestas en escena. La charla del argentino Marcelo Páez se basó en su trabajo como gestor y curador de diferentes muestras de arte postpornográfico en Argentina; expuso el trabajo de diferentes artistas para ejemplificar el concepto de postpornografía y lo que en su propio trabajo aborda para cuestionar los monótonos y estereotipados roles de género y sexo. Marcelo también ofreció el taller de video post-pornográfico en la Academia de Artes, ASAB, para los asistentes interesados en realizar una pequeña pieza postpornográfica que sería expuesta en el cierre del Circuito. Los integrantes del colectivo resultamos siendo actores en juegos creativos: hubo baños de sábila, desnudos, por los baños de la academia algunos escupían agua, oda a Beatriz Preciado, arcadas a causa de un consolador pegado a la pared, una canción dedicada a Lenin y a Hitler… todo fue el resultado del taller que pretendía hablar desde el placer y la ocurrencia con el poder de lo espontáneo.

Mónica Erazo y Andrea Barragán, integrantes de la revista VOZAL -iniciativa editorial lanzada en 2011 y que compila trabajos en los que presentan distintos proyectos e investigaciones sobre el feminismo latinoamericano-, también intervinieron en las sesiones teóricas. Abordaron temas como el sistema sexo/género, la herencia de la colonialidad, el capitalismo, la religión y la heterosexualidad normativa con la misma bandera: cuestionar el establecimiento. También hablaron de su VOZAL, de su apuesta editorial y los contenidos que trabaja la revista.

El periodista e investigador antioqueño Ramón Pineda abordó las convenciones típicas del porno heterosexual que revelan cómo esta industria del entretenimiento para adultos está diseñada para hombres y que se orientan hacia el sexo con mujeres. Para Ramón o para cualquier consumidor medianamente lúcido (pese a que no es la lucidez lo que más demanda el porno), este es un universo que refuerza el imaginario de la dominación masculina y preserva las reglas de la heteronormatividad. Por medio de un arsenal de películas pornográficas de comienzo de siglo, Ramón, cómico y pícaro, habló de dichos estereotipos formulados por la industria pornográfica. La ponencia hacía parte de su investigación «Cuerpos obscenos, cuerpos transeúntes, cuerpos gozados. Masculinidades en las penumbras de las salas X de Medellín», que en clave de género lee el fenómeno de las videoproyecciones y las construcciones de la masculinidad que promueven.

De su parte, Carolina Chacón, curadora, investigadora y maestra en artes plásticas y visuales de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, ASAB, recorrió por medio de diapositivas el proyecto «X lugar». Se trata de una curaduría en Bogotá y Medellín con la que aborda dos asuntos clave: la pornografía como tecnología constructora del género y el sexo, y las salas de cine como dispositivos de control y al mismo tiempo resistencia de los cuerpos. Entre las arcadas y los juegos de contacto hubo el suficiente tiempo para la reflexión; pero el postporno como acción corporal y estética requiere de la práctica más allá de los discursos.

EL ARTE DE HACER POST-PORNO. NARRAR MÁS QUE ANALIZAR

El colectivo de performance y teatro sadomasoquista Le petite Justine se tomó el Black Box, un Video que funciona como salas XXX: un lugar (como casi todos los que funcionan con este nombre de video), propicio para encuentros homosexuales, frecuentados especialmente por señores, algunos ya de edad. Son lugares para sexo casual compuestos por laberintos oscuros, glory holes, cabinas con alguna película interracial, heterosexual, homosexual, transexual, entre otros géneros del porno. Allí se  puede ver una película del catálogo interminable, irse a una cabina privada y masturbarse un rato, todo por un costo de 4.000 o 7.000 mil pesos. Pero para el día del performance la entrada fue gratis y Le petite Justine se tomó las cabinas y los pasillos oscuros para realizar acciones aleatorias en el transcurso de la noche. Una chica rodeada de bombas inflables envuelta en un corsé de dulce, con una máscara de menta rígida y pegajosa que la asfixiaba, lamió y lamió hasta comerse todo su traje para luego salir desnuda a caminar por el lugar.

A su vez, dos prisioneros invitaban a cada asistente a entrar a sus aposentos; daban de beber y comer frutas al que ingresara al cubículo mientras le recitaban poemas al oído. Los dos presos manoseaban lentamente al asistente que se dejaba llevar por el deseo. Algunos, aturdidos, salían del lugar; otros salían satisfechos o decepcionados, movidos por la curiosidad de saber qué sucedía en el cubículo que dejaba salir por la ranura de la puerta una incandescente luz rosada.

Afuera, un travesti se vestía lentamente, como participando de un ritual, mientras se fumaba un cigarrillo. Cuando estaba listo, buscaba a su dominatriz, un transgenerista que andaba con un osito de peluche y un dildo grueso. La propuesta era usar el osito al antojo del participante, para que lo que hiciera con el osito se reprodujera en sus propios cuerpos. Pocos se atrevieron y algunos fueron bastante explícitos. La reacción con los clientes frecuentes del lugar fue abrumadora, muchos de ellos se quedaron a ver el show seguramente con la fe de que alguno de nuestros chicos que caminaban con poca ropa por el lugar se animara a tener un encuentro causal en algún rincón oscuro del Black Box; otros, muy interesados en entender y ver las acciones, se quedaron toda la noche sin ninguna pretensión.

La fiesta de cierre fue en el Swinger Club Multisex, un lugar cerca a la oscura carrera décima, casi al lado de la torre Colpatria. Antes de empezar, el señor Rafael Becerra dio la bienvenida con su micrófono, ofreció cerveza y nos contó sobre su local, nos habló de su trayectoria de casi 30 años en el mercado del sexo en Bogotá, sobre su esposa y su relación abierta, a la que él denomina "una pareja swinger". Los de Üniseks realizamos loops editados de películas porno clásicas, visuales estridentes y música fuerte; música electrónica. Licor y sexo hubo aquella noche: los asistentes hicieron suyo el lugar, usaron las cabinas, tomaron condones, vieron pornografía, bailaron un buen rato. Tina Pit, el personaje creado por el artista tulueño Jorge Hernán Arce, esperó paciente a que el sonido se arreglara y empezó a cantar «Chivo Expiatorio», canción de Liliana Felipe. Al fondo, la proyección de una imagen del procurador Ordóñez era penetrada por el miembro de Tina. Ella cortó la canción, cantó algo de Alaska vestida de Beata, se regó parafina caliente en los brazos y se acabó la fiesta. Ebrios e interpelados, dimos por terminado el Circuito Postporno.

En el Circuito no todo fue porno, no todo era post, no todo era arte. Eran más bien voces protestantes, penes y vaginas transgresoras. Algunas personas reflexionaron profunda o fugazmente; tal vez sigan siendo consumidores del porno tradicional, en sus casas, en su intimidad más resguardada y secreta. Pero la gran apuesta y satisfacción de todo lo que pasó es el haber logrado dos semanas en la que el sexo, el morbo, el género, la identidad sexual, la reflexión, la transgresión, la molestia, lo incómodo y polémico tuvieron un espacio en Bogotá sin ninguna restricción y miedos a aparecer y desaparecer.

Todo este material quedó archivado por la web, fotos, textos y links de artistas. Están en los blogs oficiales de nuestro colectivo y en el tumblr oficial del Circuito Postporno. Pase, vea y cuestiónese:

http://uniseks.tumblr.com 

http://circuitopostporno.tumblr.com 

https://www.facebook.com/uniseks.colectivo 

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
PAMELA RODRIGUEZ
numero 27 / Noviembre - 2014
Entrevista con esta música peruana que estuvo hace poco en Bogotá.
FANÁTICO ESCARLATA
numero 25 / Junio - 2014
Un fanzine que muestra lo que hay de popular en el fútbol, desde la gráfica urbana de los hinchas del América de Cali.
LAS VOCES DE LA VIOLETA
numero 24 / Mayo - 2014
Violeta Parra: su vida y obra desbordan con creces las versiones reducidas que circulan sobre ella.
EL AMOR DE OTRAS MANERAS
numero 17 / Septiembre - 2013
El disgusto por las formas de amor tradicionales ha movido a María Teresa hacia una práctica menos impositiva: la hamora.
BRUJAS, YERBERAS Y OTRAS HIERBAS RARAS
numero 18 / Octubre - 2013
QUÉ DIFÍCIL EL POLIAMOR…
numero 17 / Septiembre - 2013
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :