I.LETRADA.CO | ARCHIPIéLAGOS DE NITRATO | ORPHAN TRACKS
ARCHIPIéLAGOS DE NITRATO
ORPHAN TRACKS
ESCRITO E IMÁGENES POR
Manuel Sanz
Músico, compositor y productor español afincado en Río de Janeiro.

ORPHAN TRACKS

El protagonismo de los modernos hallazgos visuales ha desplazado el lugar que ocupa la música en el cine y en cambio ha establecido una relación de subordinación. Orphan Tracks es un esfuerzo por reconstruir un vínculo simbiótico entre la música y la imagen, aunque con la particularidad de que estas bandas sonoras aún son huérfanas de película.

Aunque en un principio la música en el cine no parezca esencial y se considere como complementaria a la imagen, las películas siempre han incluido un componente sonoro que sin duda ha contribuido a hacerlas más vivas, creando una simbiosis que percibimos como algo conjunto, indivisible. En realidad el cine nunca ha sido mudo. De una manera u otra siempre ha habido un elemento sonoro que ha acompañado a las imágenes enriqueciendo su significado, entrando a formar parte del código lingüístico de la película. Con ello se logra potenciar el aspecto emotivo de las escenas, subrayando y siguiendo la dinámica de la acción.

En un principio se trataba de composiciones interpretadas por orquestas o bien partituras arregladas para un simple piano. De esta manera, se iba configurando lo que sería a posteriori una característica primordial de la música en el cine, esto es, la escritura o composición en función de la imagen.

Antes de que el lenguaje cinematográfico emprendiese un camino mercantilista, que alcanzaría su esplendor en Hollywood, hubo una fase inicial experimental en la que los códigos de uno y otro medio encontraban cada uno su lugar y en la que no faltaban experimentos por parte de las corrientes vanguardistas de principios del siglo XX, la musique concrète de Pierre Schaeffer -que consistía en la fijación de sonidos manipulados en cinta- o las tempranas formas de música electrónica,  que concebían un cine a partir de la música, como queda reflejado en «Poème électronique»  de Edgar Varèse o el trabajo del francés Jean Mitry sobre la partitura «Pacific 231»  de Arthur Honegger, por ejemplo.

El hecho de que la cultura de masas hiciera que el cine evolucionara hacia lo que hoy en día es, no frenó la producción musical y con el tiempo aparecieron nuevas formas musicales, nuevas tecnologías, nuevos compositores y partituras que en la actualidad forman parte de nuestra cultura, de nuestra vida.

Es imposible olvidar los chirriantes violines de Bernard Hermann en «Psycho», las apoteósicas composiciones de Miklós Rózsa como «Ben-Hur» o «King of kings», el minimalista y sugerente piano de John Williams en «Jaws», las refrescantes y exóticas melodías de Henry Mancini de «Breakfast at Tiffany´s» o «Experiment in Terror»,  o los épicos temas western de Ennio Morricone como «A fistful of dollars», «For a few dollars more» o «The good, the bad and the ugly».

Estos son solo unos pocos ejemplos de música fílmica que irremediablemente forman parte de nuestras vidas y que en su momento ayudaron en una enorme medida a mejorar el medio cinematográfico. Además,  la historia de la música ligada al cine nos ha dado muchos ejemplos de tándems artísticos formados por compositor-realizador en los que el universo del uno se acopla al del otro de una manera brillante, formando un todo indivisible. Cabe mencionar los casos de Morricone-Leone, Hermann-Hitchcock, Elfmann-Burton, Shore-Cronenberg y Badalamenti-Lynch entre muchos otros.

En las últimas décadas las bandas sonoras se han ido relegando poco a poco a un terreno más marginal dentro de lo que es la producción musical general. Esto se debe en parte a la evolución de la estética cinematográfica que tiende a enfatizar cada vez más el lenguaje fílmico, incorporando hallazgos visuales en detrimento de una música que queda relegada a buscar un arreglo efectista, carente de melodía principal reconocible.

Es quizás el terreno de la animación el que está viviendo un momento más creativo y con scores más dinámicos, ya que se sigue desarrollando tecnología que lo perfecciona, contrario a lo que ocurre con el cine convencional que parece haber entrado en un círculo vicioso: por momentos da la sensación de estar constantemente ante la misma película, el mismo guión, la misma producción.

En el campo de la producción musical, la llegada del audio digital produjo un cambio importante: la posibilidad de tomar muestras de sonido real -a diferencia de la creación de audio sintético por medio de chips de antaño-  y crear librerías de sonido que nos permiten tener acceso a instrumentos que de otra manera sería muy difícil acceder, por un lado debido a una cuestión económica y por otro por no poseer la técnica para tocarlos. Lo que antes suponía contratar a toda una orquesta para interpretar una partitura, ahora se puede suplir con una sola persona o un grupo más reducido que trabaje desde un computador.

En las navidades de 2010 mi amigo Óscar Chamorro, con quien siempre había compartido mi gusto por la música y el cine, me mostró las piezas orquestales que estaba componiendo para la serie de ficción ‹‹Mysteria›› en la que estaba completamente sumido por entonces. Encantado con lo que escuché, me interesé por saber más sobre el tema de las librerías de audio con las que él había configurado dichas piezas. Óscar ya llevaba un tiempo trabajando con ellas y me mostró cómo utilizarlas. Fue gracias a él que descubrí una nueva paleta de sonidos, lo que me llevó irremediablemente a encerrarme –literalmente- para componer música durante los siguientes meses como un niño con un juguete nuevo.

 




 

 

 

 

 

Finalmente fue en 2011 cuando un buen día llamé a Óscar, emocionado con los nuevos sonidos que estaba consiguiendo, para proponerle que trabajásemos juntos en un nuevo proyecto y creamos el blog Orphan Tracks: una plataforma de composición de música fílmica basada en un universo cinematográfico ficticio que sirve como soporte de presentación de trabajos musicales en forma de “bandas sonoras huérfanas de película” que abarcan todo tipo de géneros cinematográficos.

En Orphan Tracks se pueden encontrar toda clase de hipotéticos films para los que creamos la música de su título principal, su posible argumento, ficticios directores, equipo técnico y artístico, años de producción, comentario crítico, etcétera, así como una estética propia que viene dada por el diseño de los carteles -adecuados a las necesidades de cada film- y un comentario sobre la metodología de composición de la banda sonora en cuestión.

 

 

 

 

 

 

 

En el plano estrictamente musical trabajamos desde el más absoluto eclecticismo estilístico y lo que hace especial nuestro sonido es la interesante combinación de instrumentos reales con instrumentos virtuales, además de contar con una producción que siempre se aproxima, en la medida de lo posible, al film que queremos representar. La música que componemos bebe de diversas fuentes, que van desde la música orquestal, el rock, la electrónica, el ambient y el minimalismo, hasta la música clásica y la música fílmica.

El modus operandi no siempre es el mismo. En muchas ocasiones componemos una música para la que posteriormente diseñamos un cartel e imaginamos el elenco y el posible argumento, y en otras ocasiones es al contrario; la imagen o la idea de la película nos lleva a pensar en una música determinada. Lo importante en cualquier caso es que el resultado final deje un espacio para la imaginación de quien se aproxime a nuestra obra.



 

 

 

 

 

 

Por último, decir que tenemos como  premisas principales no establecer ningún límite a nuestra creatividad, siempre sentir un fuerte compromiso con nuestro trabajo en el que demostramos una gran versatilidad, e intentar aportar nuestro sello de identidad.

Es por ello que Orphan Tracks funciona como un escaparate de nuestra música y nuestra ilusión sería que  dejara de ser huérfana y alguien nos apadrinara para así poder vivir de lo que más nos gusta: La Música.

COMENTARIOS
Cargando comentarios...
ANTÍLOPES DE DOCE PATAS
numero 27 / Noviembre - 2014
UNA GENERACIÓN EN TRÁNSITO
numero 26 / Agosto - 2014
Desde la antitrama y los conflictos de la vida cotidiana, de Cali llega Natalia Imery con su cortometraje Alén.
WELCOME TO BALTIMORE
numero 25 / Junio - 2014
La tragedia griega posmoderna en clave norteamericana que ningún serieadicto puede dejar de ver.
EL AMOR DE OTRAS MANERAS
numero 17 / Septiembre - 2013
El disgusto por las formas de amor tradicionales ha movido a María Teresa hacia una práctica menos impositiva: la hamora.
BRUJAS, YERBERAS Y OTRAS HIERBAS RARAS
numero 18 / Octubre - 2013
QUÉ DIFÍCIL EL POLIAMOR…
numero 17 / Septiembre - 2013
PRóXIMOS EVENTOS
Upss! No hay eventos que mostrar
¿TIENES UN EVENTO?
APOYAN :